Tipos de Despido

En la anterior entrada, hablábamos de qué hacer si nos despiden de nuestro puesto de trabajo. Pues bien, hoy hablaremos de que tipos de despido existen en nuestra legislación y que consecuencias acarrean.

En MDH Abogados, estaremos encantados de ayudarte y de atenderte.

En primer lugar, tenemos que saber qué es el despido.

El despido es la decisión del empresario de poner fin a la relación laboral que mantiene con el trabajador.

En el Estatuto de los Trabajadores se prevén los siguientes tipos de despido:

1.- DESPIDO DISCIPLINARIO:

Se produce cuando el empresario pone fin al contrato laboral con el trabajador debido a un incumplimiento grave y culpable del trabajador.

¿Qué conductas hacen que el trabajador pueda ser despedido de forma disciplinaria? Según el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo, la indisciplina o desobediencia en el trabajo, ofensas verbales o físicas, la transgresión de la buena, la embriaguez o toxicomanía y el acoso por razón de sexo o etnia, son algunas de las causas que se establecen en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores como Despido Disciplinario, sin perjuicio de otras que se establezcan en los Convenios Colectivos correspondientes.

El Despido Disciplinario puede ser considerado como procedente, improcedente o nulo.

a) Procedente: Un despido es procedente cuando las causas del despido hayan quedado probadas. En este caso, en el despido disciplinario no se tiene derecho a ningún tipo de indemnización.

b) Improcedente: Un despido es improcedente sucede cuando las causas del despido no hayan quedado probadas o no se hayan seguido los requisitos formales exigidos por la ley.  El empresario podrá optar entre la readmisión del trabajador o la indemnización. Si opta por la indemnización, al trabajador le corresponderá una indemnización de 33 días de salario por año trabajado con el tope de 24 mensualidades (si el contrato fuera anterior al 12 de febrero de 2012, lo trabajado hasta esa fecha se indemnizará con 45 días de salario).

c) Nulo: Un despido es nulo, cuando vulnera los Derechos Fundamentales establecidos en la Constitución. Por tanto, se tendrá que readmitir al trabajador en el mismo puesto de trabajo abonándose los salarios de tramitación, es decir aquellos que haya dejado de percibir desde la fecha en la que fue despedido.

2.- DESPIDO OBJETIVO: 

El Despido Objetivo se produce cuando se extingue el contrato de trabajo debido a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, según el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores.

Al igual que en el Despido Disciplinario, el Despido Objetivo puede ser considerado como:

a) Procedente: Un despido es procedente cuando las causas del despido hayan quedado probadas. En este caso, el Despido Objetivo  tiene una indemnización de de 20 días de salario por año trabajador, con un máximo de 12 mensualidades.

b) Improcedente: Un despido es improcedente sucede cuando las causas del despido no hayan quedado probadas o no se hayan seguido los requisitos formales exigidos por la ley. El empresario podrá optar entre la readmisión del trabajador o la indemnización. Si opta por la indemnización, al trabajador le corresponderá una indemnización de 33 días de salario por año trabajado con el tope de 24 mensualidades (si el contrato fuera anterior al 12 de febrero de 2012, lo trabajado hasta esa fecha se indemnizará con 45 días de salario).

c) Nulo: Un despido es nulo, cuando vulnera los Derechos Fundamentales establecidos en la Constitución. Por tanto, se tendrá que readmitir al trabajador en el mismo puesto de trabajo abonándose los salarios de tramitación, es decir aquellos que haya dejado de percibir desde la fecha en la que fue despedido.

3.- DESPIDO COLECTIVO: 

El Despido Colectivo se encuentra regulado en el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores.

Tiene lugar cuando el Despido Objetivo afecta a un número de trabajadores dentro de la misma empresa:

  • 10 trabajadores, en las empresas que ocupen menos de 100 trabajadores.
  • El 10 % del número de trabajadores de la empresa en aquéllas que ocupen entre 100 y 300 trabajadores.
  • 30 trabajadores en las empresas que ocupen más de 300 trabajadores.

Al igual que en los casos que hemos descrito anteriormente, la consideración del Despido Colectivo puede tener estas formas:

a) Procedente: Un despido es procedente cuando las causas del despido hayan quedado probadas. En este caso, el Despido Colectivo tiene una indemnización de de 20 días de salario por año trabajador, con un máximo de 12 mensualidades.

b) Improcedente: Un despido es improcedente sucede cuando las causas del despido no hayan quedado probadas o no se hayan seguido los requisitos formales exigidos por la ley. El empresario podrá optar entre la readmisión del trabajador o la indemnización. Si opta por la indemnización, al trabajador le corresponderá una indemnización de 33 días de salario por año trabajado con el tope de 24 mensualidades (si el contrato fuera anterior al 12 de febrero de 2012, lo trabajado hasta esa fecha se indemnizará con 45 días de salario).

c) Nulo: Un despido es nulo, cuando vulnera los Derechos Fundamentales establecidos en la Constitución. Por tanto, se tendrá que readmitir al trabajador en el mismo puesto de trabajo abonándose los salarios de tramitación, es decir aquellos que haya dejado de percibir desde la fecha en la que fue despedido.

Por último, si el trabajador no está conforme con el despido, se debe de impugnar judicialmente, previamente a la vía judicial se interpone la Papeleta de Conciliación ante el SMAC en el plazo de 20 días hábiles, desde que sucedió el despido, una vez intentada la conciliación sin efecto o sin avenencia, tienes 20 días hábiles para interponer la Demanda Judicial ante el Juzgado de lo Social correspondiente. Esto es aplicable a los Despidos Disciplinarios y Objetivos, ya que el Despido Colectivo está exento de la Papeleta de Conciliación y los Tribunales Competentes serán el Tribunal Superior de Justicia de la CCAA correspondiente ( en el caso de que el Despido Colectivo no exceda del ámbito de esa CCAA) o la Audiencia Nacional ( en el caso de que el Despido Colectivo exceda del ámbito de esa CCAA, es decir tenga ámbito nacional).

Tras la impugnación, será el juez el que declare el despido como:

a) Despido Procedente.

b) Despido Improcedente.

c) Despido Nulo.

En MDH Abogados, estaremos encantados de ayudarte y de asesorarte en el ámbito laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *