La Ley de la Segunda oportunidad
o ¡ como cancelar las deudas para siempre !

Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, que entró en vigor el pasado 30 de julio de 2015, tiene como objetivo que una persona física, en situación de insolvencia, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer, mediante un procedimiento que le permita renegociar, e incluso cancelar, sus deudas con bancos y demas acreedores.

MDH ABOGADOS es un despacho de abogados,  especializado en derecho mercantil y concursal, con amplia experiencia en situaciones de insolvencia y reestructuraciones en el ámbito empresarial y personal.

¡ Consúltenos sin compromiso : 1ª consulta gratuita !

Cualquier empresario, autónomo o particular, que se encuentren en situación de insolvencia, puede beneficiarse de la nueva Ley de Segunda Oportunidad.

El beneficio de segunda oportunidad, consta de dos fases:

a) Acuerdo extrajudicial de pagos

Para aplicar los beneficios establecidos en la Ley de Segunda oportunidad, se requiere que el deudor haya intentado aprobar un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores, mediante un sistema de mediación extrajudicial que se inicia a través de un notario o del registro mercantil.

Las negociaciones de este acuerdo extrajudicial de pagos tendrá una duración máxima de dos meses, y durante las mismas los acreedores no podrán iniciar o continuar procedimientos de ejecución judicial, y el deudor podrá pedir la cancelación de embargos.

Si el acuerdo extrajudicial de pagos no es aprobado, se iniciará la segunda fase para la obtención de la segunda oportunidad: El concurso de acreedores.

b) Concurso de acreedores

Una vez finalizada sin éxito la fase del acuerdo extrajudicial de pagos, la Ley de Segunda oportunidad establece que se iniciará un “concurso de acreedores” ante el Juez Mercantil del domicilio del deudor, cuya finalidad será la liquidación ordenada del patrimonio del deudor.

Una vez finalizada la liquidación del patrimonio del deudor, si lo tuviera, o si no lo tuviera una vez el juez dicte el correspondiente auto de declaración del concurso y simultanea conclusión por insuficiencia de masa activa, el deudor deberá solicitar el beneficio de exoneración del pasivo no satisfecho.

Conforme establece la Ley de Segunda Oportunidad, pueden disfrutar del beneficio de exoneración de las deudas no satisfechas, aquellos que sean considerados deudores de buena fe.

Se entiende que un deudor es de buena fe cuando se cumplan los siguientes requisitos

  1. Que el concurso no haya sido declarado culpable.
  2. Que el deudor carezca de determinados antecedentes penales.
  3. Que el deudor haya celebrado, o al menos intentado celebrar un acuerdo extrajudicial de pagos, o haya satisfecho al menos el 25% de los créditos ordinarios.
  4. Que el deudor haya pagado los créditos contra la masa, así como los créditos concursales privilegiados (fundamentalmente los de la hacienda pública y la seguridad social).

Desde 1,500 Euros.

Que incluye nuestro servicio:

  • Asesoramiento previo
  • Inicio del procedimiento: solicitud del acuerdo extrajudicial de pagos
  • Asistencia en las negociaciones con los acreedores
  •  Presentación del concurso, en caso de no alcanzar el acuerdo.

No están incluidos los honorarios de otros profesionales que puedan intervenir durante el procedimiento (Notarios, mediadores, procuradores, etc).

+ Información relacionada con la Ley de la Segunda Oportunidad