Creo que mi hijo sufre acoso escolar (bullying). ¿Qué hago?.

BULLYING

El acoso escolar o más comúnmente conocido como bullying, es una tendencia que se está manifestando cada vez más y de forma cada vez más peligrosa en las aulas de toda España.

En la mayoría de las ocasiones, estos casos son tratados como «cosas de niños», y no se tienen en cuenta ni se da la atención que se merece, hasta que, desgraciadamente conocemos por cualquier medio alguna historia que no ha tenido un buen final.

Y por ello, siempre hay que tener en cuenta lo que nos dicen y cuentan nuestros hijos a la vuelta del colegio, escuchándolos de forma afable y atendiendo muy bien a sus palabras.

Y si en algún momento, consideramos que nuestro hijo puede estar sufriendo algún tipo de acoso escolar por parte de uno o varios compañeros, hay que tomar medidas.

1º. Hablar con el menor.

Lo más importante es hablar con nuestro hijo y conocer la gravedad de la situación. Puede que sea difícil y que a principio, nos cueste, pero lo más importante antes de nada es saber a ciencia cierta que está ocurriendo con nuestro hijo y hasta que punto ha llegado el acoso al que está siendo sometido.

2º. Hablar con el Colegio, con el AMPA y con la familia del menor que está llevando a cabo el acoso.

Antes de de nada,  debe agotarse la vía extrajudicial, intentando encontrar una solución en el ámbito escolar para que se tomen medidas al respecto y la situación cese, lo cual también conllevará el modificar lo mínimo imprescindible los hábitos y costumbres adoptados por nuestro hijo hasta que la situación se produjo. En este punto, se puede ya contar con asesoramiento legal para buscar apoyo con el procedimiento.

3º.  Interponer una denuncia.

El acoso escolar o bullying entre menores aún no está tipificado como tal en nuestro Código Penal, pero si que podríamos acogernos en este caso al Art 172 ter el cual nos dice:

«Artículo 172 ter: Será castigado con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses el que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:

  • 1.ª La vigile, la persiga o busque su cercanía física.
  • 2.ª Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.
  • 3.ª Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella.
  • 4.ª Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Si se trata de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o situación, se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años….(…)…»

Para ello, habrá que recoger todas las pruebas que tengamos al respecto (conversaciones por redes sociales o aplicaciones, emails, grabaciones, fotos…) así como los datos que tengamos de la otra parte, y buscar asesoramiento legal si no lo habíamos buscado ya antes, y una vez tenido en cuenta diversos factores como la edad del acosador, iniciar las medidas legales correspondientes.

Recuerda igualmente que existe ya en España un número de teléfono gratuito y disponible las 24 horas al día durante los 365 días del año que no aparece reflejado en la factura del teléfono para igualmente llamar y contar tu caso:

900 018 018

Y recuerda, si sigues con dudas al respecto o tienes cualquier consulta legal, puedes contactar con nosotros o hacérnosla llegar sin ningún compromiso y de forma totalmente anónima simplemente haciendo click  aquí

En MDH Abogados hacemos más fácil, lo mas difícil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *