El inquilino y la tasa de basuras

Son muchas las consultas que nos realizan en relación a la posible repercusión de la Tasa de Basuras al inquilino.

Nuestra opinión es que la tasa de recogida de basuras debe ser considerara como cantidad asimilada a la renta y que su pago debe ser, por lo tanto, asumido por el inquilino.

Son dos las motivaciones que apoyan dicha opinión:

  1. En primer lugar por que con la tasa de basuras se financia un servicio “en beneficio exclusivo” del inquilino.
  2. En segundo ligar, porque así lo establece la propia normativa, ya que la Ley Reguladora de las Haciendas locales establece que el sujeto pasivo de la tasa de basuras “lo es la persona física o jurídica que resulte beneficiada por el referido servicio”.

Dicha doctrina, ademas, ha sido confirmada recientemente  por el Tribunal Supremo, que ha declarado incluso que el impago de la tasa de basura puede causar el desalojo del inquilino en pisos de renta antigua.

Así, en El Tribunal Supremo ha establecido en la Sentencia nº 749/2015, fe fecha 30 de diciembre de 2015, que la tasa de basuras es un concepto asimilado a la renta de alquiler y que su impago puede suponer la resolución del contrato y el desalojo del inquilino en el caso de los arrendamientos de renta antigua, es decir, los regidos por la Ley de 1964.

Para el Supremo, la cuestión jurídica que se plantea en este caso es la de determinar si el importe de la tasa de recogida de basuras o residuos urbanos ha de ser considerado una cantidad asimilada a la renta de modo que su impago constituya causa de resolución del contrato de arrendamiento conforme al artículo 114 de la citada Ley de 1964.

La Sala recuerda su doctrina jurisprudencial al respecto y recuerda que según la citada norma existen cantidades asimiladas a la renta cuyo pago ha de asumir el inquilino por mandato legal, empleando una fórmula abierta que ha de ser completada con las que en cada momento establezca la legislación aplicable, como es en este caso la tasa de basuras de Granollers.

El objetivo de esta norma, según el Tribunal Supremo, es el de proteger al propietario frente a los incumplimientos del arrendatario “respecto de obligaciones de inexcusable cumplimiento”.

Así, concluye que la aplicación de dicha doctrina a este caso concreto determina la consideración del importe de la tasa de recogida de basuras como cantidad asimilada a la renta y que su pago debe ser asumido por el inquilino tanto por tratarse de un servicio “en su beneficio exclusivo” como por mandato legal, ya que la propia Ley Reguladora de las Haciendas locales establece que el sujeto pasivo de la tasa de basuras “lo es la persona física o jurídica que resulte beneficiada por el referido servicio”.

Lee la Sentencia íntegra:

[embeddoc url=»https://mdhabogados.com/wp-content/uploads/2016/01/sentencia-tasa-basuras.pdf»]

Deja una respuesta